jueves, 2 de julio de 2009

El niño del sofá




Estabas ahí, inerte
viéndome con tus ojitos llorosos...
No te preocupés nene,
ni me vas a decepcionar
ni todo va a salir mal...
Vos podés hacerlo todo,
sos mi héroe invencible...
Son cuestiones de tiempo, te digo.


Tu carita de niño se perdía en el vacío corinto
frío, frío se sentía al buscar tu mirada fija
y no encontrarla.

Recuerdos mojados y risas,
sueños compartidos, miradas de enamorados...
No puedo dejar de contemplarte,
quisiera abrazarte hasta que todo lo malo desaparezca
pero sé que es inútil...

A veces aún hacer lo imposible resulta inútil...

Y callo...
Mientras en la tele el drama juvenil,
dos chavitos de 16 años arruinaron su vida
y trato de convencerme a mi misma
no, no soy tan estúpida...
Claro, ni yo me la creo.

Pienso en el pasado,
aquel ladrón se llevó todo...
Un ladrón, dos ladrones, tres... hasta cuatro...
Perdí la cuenta y los corro en sueños
talvez así recupero lo que se llevaron.

(Soy la funda vacía de una guitarra que un día aprenderé a tocar...)

Me prometo aprender pronto....

Te miro, y no sólo lo prometo sino que lo juro...
Por mi... Por vos... Por nuestro futuro.



2 comentarios:

Duff Man dijo...

En este post siento que conocernos, y los retos vividos como individuos y pareja, es un viaje intenso. Somos copilotos, y la nave está en un buen curso.

Mishu dijo...

Sin duda es un viaje intenso.

La nave está en buen curso y estoy disfrutando cada momento del viaje. Gracias por ser tan maravilloso y llenar mi mundo de luz, color, amor, alegría y sueños.