lunes, 8 de agosto de 2011

Ser congruentes es todo

Es curioso cómo vamos por el mundo diciendo cosas sin entender la fuerza que tienen nuestras palabras. Vivimos en un país de discriminación, en donde las expresiones: "qué indio sos", o "no seas shumo", o "bajen el canasto", son el pan diario en el vocabulario de la mayor parte de la población, sin darnos cuenta de lo que este tipo de expresiones desencadena.

El sábado, después de la victoria de la selección Sub-20 de football, en la cual clasificamos a octavos de final, el timeline de Twitter se llenó de celebración por parte de la mayoría de guatemaltecos, otros, como yo, sentían mediocre una victoria que nos clasifica con 10 goles o más en contra (pero esto lo dejaremos para otro tiempo). El asunto es, que entre los tweets de celebración me topé con alguien que comentaba que la gente se le había dejado ir a una locutora por algún comentario que ella había hecho.

Entré al timeline de esta persona y me encontré con esto:



Como no estaba de acuerdo, me expresé en contra de dicho comentario, mencionándola en mis tweets. Me pareció un comentario clasista que en ningún momento debió ver la luz en este revoltijo de letras y sucedió lo siguiente:

1. La locutora ya había recibido otras reacciones en contra de su comentario, en cuanto vio mi reacción lo que hizo fue bloquearme para dejar de ver mis menciones.

2. Después de bloquearme, no contestó a lo que yo le escribí si no que preguntó a sus seguidores qué pensaban de lo que yo había escrito, por lo que comencé a recibir cantidades de menciones de gente apoyándola y maltratándome, incluso alguien amenazó con "encontrar" mi casa.

La locutora comentó que había sido una broma, y que no la habíamos entendido. En algún momento se disculpó, diciendo que talvez nos sentimos aludidos y que por eso habíamos expresado nuestra opinión en contra de su "broma", lo cual realmente no cuenta como una disculpa.

Primero que nada, el ser comunicador y tener el privilegio de agarrar un micrófono o tener la admiración y el respeto de la gente, viene con una responsabilidad tremenda; a eso agreguémosle que creamos un movimiento que llama a la paz entre nosotros, la responsabilidad es aún más grande. Este tipo de bromas, lo que hace es agarrar nuestra cultura de división e intensificarla. No importa si hiciste la broma por parecer gracioso pero tu estabas en el concierto de reggaeton o celebrando la victoria de tu equipo. Debemos entender que ladrones hay en todos lados. Hacer un comentario así equivale a decir que todos los que están en un concierto de rock, se están drogando o están adorando al diablo y sacrificando gallinas. Suena exagerado pero es exactamente lo mismo.

Segundo, da miedo que las personas que defienden este tipo de bromas se excusen diciendo que ellos han puesto o han visto cosas peores. Es terrible ver cómo vamos por el mundo haciendo este tipo de comentarios y creando prejuicios en la mente de las personas, sin siquiera darnos cuenta.

Tercero, el hecho que haya bloqueado a las personas que no estaban de acuerdo con ella demuestra intolerancia. Si hay alguien que te está diciendo que tu broma no es graciosa y te está tratando de explicar por qué, creo que vale la pena escuchar aunque no estemos de acuerdo con lo que nos dicen, y sobre todo si nos vamos a disculpar, que sea una disculpa sincera. Aparte, el hecho de no responder ella, si no por el contrario pedir a sus seguidores que la defiendan ellos, no es promover una cultura de paz.

Este, es el tipo de gente que si se anima a subirse en una camioneta, lleva cara de asco y se hace lo más chiquita que puede para que nadie se le acerque, porque en su mente, la gente que se mira diferente a ellos o más humildes, les puede hacer algo, cuando hemos visto que hasta los más trajeados pueden asaltar un bus, o varios. Este tipo de actitudes, chistes y expresiones, lo que hacen es dividirnos mas. Nos hacen sentir que está bien decirle "shuma" a la gente que está en equis lugar, solo porque nos sentimos con más clase o en un nivel diferente al de ellos. Hasta que entendamos que todos somos iguales, y dejemos de usar estas expresiones, no podemos pedir un cambio en la mentalidad del país. Mucha gente es discriminada por este tipo de comentarios que pareciera fueran un chiste, pero solo provocan a que los que piensan así, sientan que tienen razón.

Por otro lado, creo que necesitamos aprender a escoger a nuestros líderes, no podemos "alabar" a una persona porque creó un movimiento que pareciera bueno, cuando no sabemos nada de las actitudes en privado de estas personas. Así como ella, tenemos gente promoviendo abrazos gratis en público, pero ofreciendo crueldad animal a su gente cercana. Así, precisamente es como escogemos políticos que nos ofrecen todo, cuando en realidad son lo contrario.

Lo más importante que tenemos que buscar en un líder, de lo que sea, es la congruencia. Investiguemos, informémonos antes de elegir líderes. No nos conformemos con la información que tenemos a simple vista, busquemos mas allá, busquemos la congruencia de lo que hablan, de lo que prometen y de cómo actúan en su diario vivir. Aprendamos que, para poder cambiar el país, no sólo tenemos que exigir que nuestros líderes sean congruentes, tenemos que vivir la congruencia nosotros también y que para poder cambiar la mentalidad de todo un país, tenemos que empezar nosotros a cambiar nuestras propias expresiones, nuestros chistes, nuestras bromas. No seamos cómplices en crear estereotipos. Busquemos la congruencia en todo lo que hacemos, porque solo así, podemos exigir que nuestros líderes tambien lo sean.


7 comentarios:

MQ dijo...

Simplemente excelente entrada.. me gusto mucho tu análisis y lo comparti, me pareció incoherente en muchas formas su postura y su forma de victimizarse..

Más me molesto lo que mencionas de como otros se ponían a defenderla para quedar bien por ser "famosa" pero regularmente eran chavitos.. ojalá tuviéramos todos la capacidad de reflexionar y buscar la coherencia siempre.

omarvelz dijo...

Solo no estoy de acuerdo en que todos somos iguales... capacidad, dignidad, trabajo, mérito, etcétera, nos hacen diferentes. En cambio sí todos tenemos los mismos derechos y merecemos respeto.

Me gustó tu publicación. Nuestro problema de intolerancia es bastante serio.

Saludos

Duffboy dijo...

Sí, Guatemala es un país que discrimina por tradición. Quisiera pensar que algún día ya no se escucharán expresiones como las que citas (o bromas como la de la locutora), pero en este sentido no soy tan optimista. Aunque, como bien dice Omar, todos somos diferentes, en esencia tenemos los mismos derechos.

Anónimo dijo...

Muy bien dicho, este tipo de gente es la que hace que Guatemala no mejore y no se una. Por eso hay que pensar muy bien nuestro voto, así podemos cambiar a Guatemala de la mejor manera.

Abner dijo...

Es lo que siempre he dicho.. a veces (casi siempre, por no decir SIEMPRE) en las radios y algunos medios, le dan el microfono a personas que no saben como utilizarlo, los productores aceptan a las personas por su fisico, conectes, o cualquier otra cosa que este muy alejada de inteligencia, liderazgo y sentido comun.

me gusto mucho esta entrada vos! me llegas!!!

Anónimo dijo...

Yo también te apoyo Mishu, hiciste una buena crítica. Ni siquiera puedo escuchar a esta locutora en la radio desde que leí ese tweet.

Regina

Anónimo dijo...

Mishu, aplaudo la decisión de denunciar desde este espacio. Completamente de acuerdo contigo, es que para ser congruentes hay que ser honestos, esa honestidad que conlleva un ejercicio de autocrítica e inteligencia, conceptos todos fuera del alcance y la capacidad de esta locutora.
Lo que da coraje es que sea la creadora de un movimiento cuyo único objetivo, queda claro, es ganarse el aplauso de la "multitud aborregada". Con comentarios de ese tipo dice más que con cualquier chorrada que pueda escribir o decir a favor de "Guate pide paz".
Y luego la infaltable excusa con el insulto implícito "a lo mejor se sintieron aludidos"
Dan ganas de decirle "Se te volvió a salir...PENDEJA!"
Un abrazo
Farfalla